El staffordshire

staffordshire.

flickr.com / markhillary

Siempre se ha dicho que el perro es el mejor amigo del hombre y sin duda, es una afirmación a la que no le falta razón. Y es que los perros se han convertido en fieles animales de compañía y son parte de muchas familias de todo el mundo.

Hay muchas razas de perros y cada una de ellas destaca por sus características físicas y por su carácter. El staffordshire es uno de esos perros que por su aspecto fuerte y por su tamaño pueden imponer un poco. Sin embargo, se trata de un perro ideal como guardián pero a la vez, perfecto para tratar con niños y para convivir en una casa.

Eso sí, es un perro con elevada energía, por lo que es importante llevarlo a pasear y a hacer ejercicio todos los días y durante períodos de tiempo bastante prolongados.

Además, es una raza en la que la educación y la obediencia se deben trabajar desde que el perro es muy pequeño. El staffordshire es un perro con un fuerte sentido de la protección, muy leal hacia su amo, pero precisamente por su instinto, es muy importante que reciba una estricta educación por parte de una persona que le sepa marcar los límites.

En cualquier caso, bien educado y en un ambiente equilibrado, el staffordshire es una mascota leal e inteligente, dispuesta a aprender y con un fuerte sentido de la curiosidad.

De vacaciones con una mascota, problemas y soluciones

mascotas vacaciones

Algunas personas no saben qué hacer con sus mascotas cuando llega la época de vacaciones, y quieren ir a pasar unos días a otro lugar. Por este motivo, muchas veces se producen abandonos. 

 

Medidas para solucionar el problema de las mascotas en época de vacaciones

Una posible solución, es dejar a la mascota a cargo de un amigo o familiar, o bien en una residencia de animales, que en la actualidad proliferan por todas partes.
Otra opción, es llevar a la mascota de vacaciones, para lo que es necesario elegir un lugar en el que se permita la entrada de mascotas.
Sea como sea, existen una serie de problemas a tener en cuenta en época de vacaciones, dado que a las mascotas, no les gustan los cambios en sus rutinas diarias, por lo que, al producirse estos cambios, no es raro que aparezcan reacciones agresivas contra el nuevo entorno.

Problemas de territorialidad

Si los días de vacaciones son en casa, y empiezan a llegar amigos, situación normal entre las personas, pueden aparecer problemas de territorialidad, que transmitirán en forma de ladridos, en el caso de los perros, al igual que amontonamiento de juguetes, o incluso orinar en determinados objetos de la casa.
Ese mismo tipo de territorialidad o dominación, aparecerá si las personas que vienen a casa traen sus propias mascotas, ocasionando gruñidos o silbidos, en el caso de perros y gatos, sacando los dientes, o intentando morder al otro. En estos casos, es necesario demostrarles atención, pero ser firme y duro para que sepan que ese comportamiento no está bien.
Esos días libres, por demás, es posible salir más con las mascotas a la calle, por lo que habrá más peligro de infecciones. Hay que estar preparado para eso.

Vacaciones fuera de casa

Si las vacaciones se van a pasar fuera de casa, la mascota puede presentar el síndrome del movimiento, provocado por los traslados, que aparecerá en forma de vómitos, diarrea y babas. Para que esto se suavice, en la medida de lo posible, es necesario mantener su ambiente bien ventilado y reducir en lo posible los efectos de la mencionada enfermedad del movimiento.
Otro problema muy común al cambiar de ambiente es que habrá otra hierba, otros lugares donde se revolcará, otros insectos, y estos cambios pueden ocasionar alergias en la piel de la mascota, por lo que se rascarán y lamerán sin parar. Para prevenir esto hay muchos remedios que se deberían llevar en la bolsa por si hacen falta, llegado el caso.
Al igual que durante el trayecto hasta el sitio de vacaciones. Normalmente se trata de llegar lo antes posible, para empezar a disfrutar de los días de descanso cuanto antes, pero si las mascotas no tienen un descanso durante el viaje, es posible que aparezcan problemas en la zona urinaria. Por este motivo es bueno que se hagan paradas frecuentes, o que en el sitio reservado para la mascota se coloque un cojín absorbente, para que pueda viajar con comodidad.
Y, como no, es necesario mencionar un síndrome que se produce con frecuencia, tanto si la mascota viaja con sus dueños, como si no, y es el síndrome de ansiedad por la separación, que aparece sobre todo en perros.
Este síndrome suele aparecer cuando la mascota está muy unida a sus dueños y se queda en algún lugar cuando estos van de vacaciones.
De la misma forma, es posible que sobrevenga cuando va de vacaciones con sus dueños, que al tener más tiempo libre juegan y están más con la mascota, y luego, al volver a la rutina diaria, no pueden dedicarle ese tiempo.

Foto de Gorilla – Fotolia

Los alimentos para gatos castrados

castracion gatos

Son muchas las personas que tienen un gato y que en determinado momento, se plantean la posibilidad de la castración. Sobre todo, suele ir ligado a problemas de salud o a comportamientos sexuales como el marcaje en los machos o el celo en las hembras. 

La castración y sus consecuencias

Por lo general, la operación de castración del gato no suele presentar problemas, aunque no hay que olvidar el riesgo que supone, como toda operación de cirugía, que requiere anestesia, un postoperatorio… En cualquier caso, es una operación muy habitual, que se realiza mucho en las clínicas de veterinaria y que no suele presentar problemas. Por otro lado, la castración del gato no suele hacer que empeore su comportamiento, más bien se producen cambios positivos. Por ejemplo, se reduce el marcaje y las salidas del gato en busca de hembras, que en muchas ocasiones derivan en lesiones y peleas con otros machos. Eso sí, uno de los principales problemas que puede presentarse tras la castración es el aumento de peso.

¿Engordan los gatos al ser castrados?

Es cierto que en muchos casos hay gatos que engordan mucho tras la castración, pero eso no quiere decir que sea algo que sucede siempre. Sí que es cierto que el animal tiende a coger más peso, debido a razones hormonales. Al extirparles los ovarios o los testículos, cambia el metabolismo del gato, con lo que comiendo lo mismo, es muy posible que aumenten de peso. La ventaja es que se trata de un problema que se puede evitar de manera bastante sencilla, controlando la alimentación del gato después de ser castrado. De hecho, entre la amplia gama de piensos y comida para gatos que se puede encontrar en el mercado, también hay gamas específicas para los animales castrados. Además, fomentar que el gato haga ejercicio y juegue puede ser una manera estupenda de controlar el aumento de peso.

¿Cómo debe ser la comida para gatos castrados?

Una de las principales características de la comida para gatos que han sido castrados es que es más baja en calorías que el pienso balanceado normal. Además, tiene un aporte extra en fibra y proteínas, lo que ayuda bastante a controlar el aumento de peso. Pero además, los gatos castrados tienen más tendencia a sufrir problemas de salud relacionados con las vías urinarias. Por eso, este tipo de piensos ayudan a proteger el riñón y sus funciones y también a controlar el PH de la orina. Con esto, se consigue reducir el riesgo del animal de padecer problemas como los cálculos renales y urinarios, que no resultan del todo graves si se tratan a tiempo, pero resultan dolorosos y muy molestos para el animal. Son muchas las grandes marcas de pienso para gatos que tienen en su gama piensos especiales para gatos castrados, por lo que simplemente se trata de valorar la mejor opción y elegir el pienso más adecuado, combinando siempre la alimentación con la realización de un poco de ejercicio físico.

Foto de anoli – Fotolia

Los animales exóticos y la ley

¿Cuáles son los animales considerados exóticos? Podríamos decir, en general, que son todos los mamíferos, con excepción de perros y gatos, reptiles, peces, anfibios e invertebrados que son adoptados en los hogares como mascotas. Algunas de estas especies pueden causar problemas si no se mantienen adecuadamente.

serpientes

Tener una mascota en casa implica responsabilidad

En los últimos tiempos se ha puesto de moda el tener como mascota a un animal exótico. Especies como reptiles, roedores, quelonios, arácnidos y anfibios se han convertido en animales de compañía habituales para muchas personas. También las pirañas y los vistosos y venenosos peces león lucen en los acuarios de los amantes de las especies exóticas. La extravagante afición de poseer estos peces se suele dar en adultos, quienes generalmente saben tomar las debidas precauciones en la manipulación y en el cuidado de sus costosos ejemplares. El cine ha sido un factor determinante influyendo en que los niños y los jóvenes también quieran tener un terrario que albergue una iguana, una víbora, una araña o hasta un escorpión, que normalmente colocan en su habitación. En este punto los padres o responsables deben decidir con coherencia cuál es factible tener y asesorarse de cómo y hasta cuándo se podrá cuidar de esa mascota sin provocar inconvenientes o peligros.

La transformación: de “mascota” a “molestia”

Al principio la novedosa mascota atrae el interés de todos, se muestra con orgullo y se cuida con esmero. Con el tiempo puede tornarse aburrida para sus dueños, o molestar su olor como en el caso de los roedores y los hurones, o simplemente crecer como es lógico que suceda con las tortugas, las iguanas y muchas víboras. Es posible también que mantenerlos con el ambiente y la alimentación adecuados requiera un elevado desembolso económico. Una persona irresponsable los abandonará a su suerte en cualquier sitio, hecho nocivo en extremo para un animal acostumbrado al cautiverio y que puede alterar el equilibrio ecológico, dañando el medio ambiente y afectando a otros animales y personas.

Es indudable la necesidad de una adecuada ley reguladora

Ante la realidad de que muchas personas deciden, a pesar de todo, adquirir una mascota exótica, se debe instrumentar una ley con normas claras para su mantenimiento en condiciones de seguridad. Lo ideal es que estas normas sean avaladas por expertos en animales exóticos, que determinen desde el habitáculo y los cuidados necesarios hasta el peligro que puedan representar y, en base a esto, controlar o limitar la tenencia de algunas especies en el ámbito doméstico. Esta ley favorecería la reducción del tráfico ilegal de animales, que causa estragos en muchas especies protegidas y que los castiga, transportándolos en condiciones calamitosas a destinos con climas muchas veces hostiles a sus necesidades vitales. Así como son obligatorios los microchips en perros y gatos para identificar estas mascotas y asociarlas con sus dueños, también es necesario un registro en el cual conste dónde se encuentran y quién posee animales exóticos regulando, en principio, a las tiendas que los importan y los comercializan.

Foto de sannevdberg – Fotolia

Los perros guía

Los perrosperros guia guía se encargan de guiar a las personas con discapacidad visual en sus desplazamientos cotidianos por nuestras ciudades. Ellos son los ojos de las personas con este tipo de discapacidad y gracias a ellos se hace posible que muchas personas con discapacidad visual puedan llevar una vida como cualquier otra persona sin discapacidad.

¿Quién son los perros guía?

En muchas ocasiones se pueden ver por las calles de nuestra ciudad a personas con algún tipo de discapacidad visual que van acompañados de perros guía. Estos animales actúan a modo de apoyo para que las personas invidentes puedan desenvolverse con soltura en su vida cotidiana sin tener que depender siempre de otras personas. Todos estos perros guía han sido entrenados para llevar a cabo tal labor durante largos plazos de tiempo y conocen muy bien cuales son los códigos de conducta que deben de seguir para ser de ayuda a la persona con discapacidad visual. Los perros que se utilizan más frecuentemente son de razas labrador, golden retriever y pastor alemán. Todos ellos son animales muy inteligentes que sirven a la perfección para el trabajo que se les encomienda, además se les trabaja mucho la socialización y que carezcan por completo de instintos de caza, protección, etc. ya que esto podría perjudicar a la persona con discapacidad y a su entorno.

Historia de los perros guía: breve recorrido histórico

El primer caso conocido de perros guías es el de un hombre nacido en 1775, ciego desde los 17 años, que adiestró a sus tres perros a fin de que pudieran ayudarle a hacer sus actividades cotidianas. Posteriormente en 1819, Johann Wilkelm escribió un libro para enseñar a las personas con discapacidad visual las técnicas básicas de adiestramiento de perros guías. Aunque estas dos experiencias quedaron en el olvido durante muchos años hasta que en 1845, Jacob Birrer publicó un libro describiendo los principios básicos para el adiestramiento de perros guías. La primera escuela para perros guías se abrió en el año 1916 en Alemania a raíz de la Primera Guerra Mundial, y como muchos de los inventos de nuestra época comenzó siendo algo de uso exclusivo de los militares. Al cabo de poco tiempo abrieron otras tres escuelas también en Alemania, donde esta vez ya se comenzaron a entrenar perros guías para que pudieran ser empleados por la población civil. Posteriormente en el año 1927, una mujer llamada Dorothy Eutis, quien trabajaba en Suiza como adiestradora de perros para una entidad de acción social se interesó por la labor llevada a cabo en las mencionadas escuelas alemanas y escribió un artículo para un conocido periódico americano. En dicho artículo explicó la experiencia de los perros guías en Alemania y partir de la publicación del mismo y del interés despertado por parte de la sociedad americana, ella decidió abrir una escuela de adiestramiento en Estados Unidos. En 1929 se abrió otro centro de adiestramiento en Suiza. Y a partir de ahí ya se fueron abriendo más escuelas, llegando a la actualidad donde existen escuelas de adiestramiento en diversos países que dan servicios a los miles de personas con discapacidad visual en el mundo, procurándoles los apoyos necesarios para llevar una vida más fácil.

Foto de Paco Ayala – Fotolia

El maltrato animal y su penalización

maltrato animal

El maltrato animal existe en una inmensa variedad de formas, algunas muy evidentes y otras veladas por fines considerados beneficiosos. Lo vemos claramente en los animales que son castigados y/o abandonados por sus dueños, pero el trato que reciben los que se destinan a la diversión o a la experimentación no suele ser de conocimiento público.

A veces lo que vemos nos impide pensar en lo que hay detrás

A la mayoría de las personas les gusta admirar la belleza de los animales, observar sus costumbres y sus demostraciones de inteligencia. Es normal que los padres lleven a sus hijos a disfrutar de un zoológico o de un circo sin pararse a pensar en que estos espectáculos son posibles porque entre bambalinas se enclaustra y se somete a privaciones, castigos y dopaje a los animales que se exponen a los visitantes o que actúan en sus funciones. No siempre es así, pero lamentablemente es muy frecuente que suceda de esa manera. La vida de los perros que se utilizan para la caza, considerada por muchos como un deporte, en ocasiones no es mejor. Están expuestos a recibir castigos si no cumplen las órdenes, a ser heridos y mutilados por los animales que deben atrapar y a soportar anormales períodos de ayuno para acicatear su instinto de supervivencia y volverlos agresivos y sanguinarios. En algunos países aún se organizan peleas clandestinas de perros y de gallos: los pobres animales luchan hasta morir. Otro caso de maltrato que ha salido a la luz hace poco tiempo es el de las deplorables condiciones de vida de las ocas con cuyos hígados se prepara un elegante y caro paté.

Experimentación: ¿es válida a cualquier costo?

La investigación que realizan la industria bélica, la farmacológica y la cosmética emplea técnicas crueles como la vivisección o la provocación de lesiones y enfermedades a los animales para evaluar los efectos de los medicamentos. También se les expone a virus y bacterias para conocer el daño que causan. Estos métodos se justifican con el argumento de que son necesarios para desarrollar el conocimiento en pro de la salud y curación del ser humano.

Las voces de las asociaciones en contra del maltrato animal se hacen oír

La acción de muchas asociaciones que trabajan en defensa de los animales y rechazan el maltrato está logrando una mayor toma de conciencia de este grave problema. Actualmente se penaliza el maltrato animal en España. El Código Penal impone penas de tres meses a un año de cárcel en los casos de maltrato a animales domésticos y existen también sanciones económicas que varían en monto de una comunidad a otra. El informe sobre bienestar animal que fue presentado hace ya bastante tiempo en el Congreso ha sido un paso importante hacia la elaboración de una ley de protección animal. Sin embargo puede no resultar fácil de implementar. Es fundamental que pueda proteger a los animales y convivir con tradiciones como las controvertidas fiestas taurinas. Para lograrlo queda aún mucho camino por andar.

Foto de Cmon – Fotolia

Los perros guía

¿Cuáles son los animales considerados exóticos? Podríamos decir, en general, que son todos los mamíferos, con excepción de perros y gatos, reptiles, peces, anfibios e invertebrados que son adoptados en los hogares como mascotas. Algunas de estas especies pueden causar problemas si no se mantienen adecuadamente.

animales de compañía

Tener una mascota en casa implica responsabilidad

En los últimos tiempos se ha puesto de moda el tener como mascota a un animal exótico. Especies como reptiles, roedores, quelonios, arácnidos y anfibios se han convertido en animales de compañía habituales para muchas personas. También las pirañas y los vistosos y venenosos peces león lucen en los acuarios de los amantes de las especies exóticas. La extravagante afición de poseer estos peces se suele dar en adultos, quienes generalmente saben tomar las debidas precauciones en la manipulación y en el cuidado de sus costosos ejemplares. El cine ha sido un factor determinante influyendo en que los niños y los jóvenes también quieran tener un terrario que albergue una iguana, una víbora, una araña o hasta un escorpión, que normalmente colocan en su habitación. En este punto los padres o responsables deben decidir con coherencia cuál es factible tener y asesorarse de cómo y hasta cuándo se podrá cuidar de esa mascota sin provocar inconvenientes o peligros.

La transformación: de “mascota” a “molestia”

Al principio la novedosa mascota atrae el interés de todos, se muestra con orgullo y se cuida con esmero. Con el tiempo puede tornarse aburrida para sus dueños, o molestar su olor como en el caso de los roedores y los hurones, o simplemente crecer como es lógico que suceda con las tortugas, las iguanas y muchas víboras. Es posible también que mantenerlos con el ambiente y la alimentación adecuados requiera un elevado desembolso económico. Una persona irresponsable los abandonará a su suerte en cualquier sitio, hecho nocivo en extremo para un animal acostumbrado al cautiverio y que puede alterar el equilibrio ecológico, dañando el medio ambiente y afectando a otros animales y personas.

Es indudable la necesidad de una adecuada ley reguladora

Ante la realidad de que muchas personas deciden, a pesar de todo, adquirir una mascota exótica, se debe instrumentar una ley con normas claras para su mantenimiento en condiciones de seguridad. Lo ideal es que estas normas sean avaladas por expertos en animales exóticos, que determinen desde el habitáculo y los cuidados necesarios hasta el peligro que puedan representar y, en base a esto, controlar o limitar la tenencia de algunas especies en el ámbito doméstico. Esta ley favorecería la reducción del tráfico ilegal de animales, que causa estragos en muchas especies protegidas y que los castiga, transportándolos en condiciones calamitosas a destinos con climas muchas veces hostiles a sus necesidades vitales. Así como son obligatorios los microchips en perros y gatos para identificar estas mascotas y asociarlas con sus dueños, también es necesario un registro en el cual conste dónde se encuentran y quién posee animales exóticos regulando, en principio, a las tiendas que los importan y los comercializan.

Foto de sannevdberg – Fotolia